Electroestimulación Abdominal – Abdominales de toda la vida

Por Carlota Díez Rico. Colegiada 52838. Educadora Física.

 

Abdominales, abdominales, abdominales… para tener el vientre plano, para presumir de “tableta de chocolate”, para proteger la espalda, para todos esos objetivos que se nos vienen a la cabeza de cara a la operación bikini o a cuidar la salud. Hoy en este artículo vamos a hablar sobre como electroestimular los abdominales , es decir, la electroestimulación abdominal.

Desde hace unos años los abdominales se han asociado al entrenamiento del CORE, es decir, del tronco. Pero entrenar esta zona es algo más que hacer crunches o encogimientos, o hacer ejercicios para los abdominales inferiores,  superiores y oblicuos. Se trata de comprender por qué la parte central de tu cuerpo debe estar fuerte, pero no fuerte visiblemente, sino que sea capaz de usar esa fuerza cuando se necesita.

La columna vertebral participa en la flexión, extensión, inclinación y rotación de tu tronco, haciendo que se impliquen tus músculos abdominales. Pero estos se ven comprendidos en otras acciones, como la flexión y extensión de tu cadera, por ejemplo cuando elevas una rodilla.

Tus músculos abdominales no participan solos en el movimiento, sino que se ayudan de otros. Pero también trabajan cuando no hay movimiento y de lo que se trata es de estabilizarse y/o proteger las estructuras.

Muchos de los ejercicios más habituales para la musculatura abdominal abusan de los movimientos de la columna vertebral, por eso hemos de tener en cuenta que en cada zona de nuestra espalda hay unos grados seguros de flexión, extensión, rotación e inclinación. Si nos pasamos de esos grados aumentamos la presión intradiscal, y por tanto aumentan las posibilidades de degeneración de los discos vertebrales, pudiendo provocar protusiones, e incluso hernias.

Entonces, ¿cómo entrenamos la musculatura abdominal?

Tenemos que tener en cuenta que en un sin fin de ocasiones nuestro abdomen actúa como estabilizador, y su fuerza se ejecuta de manera isométrica, por ejemplo empujando, manteniendo el equilibrio, o simplemente manteniendo la postura. En esas acciones no hay una flexión de la columna, por eso debemos conseguir que el entrenamiento del abdomen sea específico a las tareas del día a día o al deporte que practicamos. Por lo tanto, en muchas ocasiones el abdomen actuará de soporte, de estabilizador.

Vamos a imaginar un ejercicio de esos habituales desde hace años en muchas instalaciones deportivas, la inclinación lateral de pie, con una pica tras la nuca o con mancuernas a cada lado. El sentido de este ejercicio se ve bastante incoherente si pensamos en acciones del día a día que necesiten de una inclinación lateral reiterada alterna… ¿Encuentras alguna acción del día a día o de algún deporte con esta flexión lateral de columna? Lo que sí que podemos ver en el día a día es la reequilibración contralateral en acciones que requieren una fuerza unilateral. Por ejemplo coger una bolsa de la compra y reequilibrarnos para retomar la postura erguida, es decir, pasamos de una inclinación lateral a trabajar la musculatura estabilizadora (entre la que se encuentran los músculos del abdomen) para mantener una postura que proteja la columna y disminuya la presión intradiscal. Entonces lo que tendría sentido sería entrenar con una mancuerna en una mano y caminar erguidos sin que haya inclinación lateral u oscilaciones.

Otros ejercicios que pueden preparar la musculatura del abdomen para esas tareas que necesitan de la fuerza isométrica del abdomen, para también proteger la espalda, son las planchas. También otra forma de trabajar el CORE consiguiendo mayor activación en posiciones estáticas es a través de perturbaciones externas (alguien nos empuja e intentamos mantener la posición) o condiciones inestables (sobre Bosu®, TRX ® y más plataformas inestables y dispositivos de suspensión).

Con la electroestimulación también conseguimos generar un estímulo útil y seguro para el día a día (siempre y cuando se integre en una progresión adecuada) en cuanto a la musculatura abdominal. Uno de los parámetros que se ha observado que mejoran con electroestimulación abdominal es la contracción isométrica voluntaria máxima. ¿Te animas a entrenar tu abdomen con nosotros?

Referencias:

Rohlmannt et al. Comparison of intradiscal pressures and spinal fixator loads for different body positions and exercises. Ergonomics. 2001 Jun 20;44(8):781-94.

Escamilla et al. Electromyographic Analysis of Traditional and Nontraditional Abdominal Exercises: Implications for Rehabilitation and Training. PhysTher. 2006 May;86(5):656-71.

Piering et al. Electromyographic analysis of four popular abdominal exercises.J Athl Train. 1993 Summer;28(2):120-6.

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.