Articulación del Hombro

La articulación del hombro es la articulación más móvil del cuerpo. Esa asombrosa amplitud de movimientos requiere de un gran compromiso de estabilidad y por eso es una articulación muy propensa a las lesiones.

La articulación está formada por 3 huesos, la escápula, la clavícula y el húmero. Estos huesos se conectan entre ellos y al tronco mediante la articulación glenohumeral, acromioclavicular, esternoclavicular y escapulotorácica (1,2). Debe existir un correcto funcionamiento de las articulaciones para que el movimiento sea normal y armónico (2).

El hombro tiene 3 grados de libertad y nos permite movilizar el brazo en los 3 planos del espacio (1).

  • Eje transversal: Permite los movimientos de flexo-extensión. El eje se encuentra en el plano frontal y realiza los movimientos en el plano sagital.
  • Eje anteroposterior: Permite los movimientos de ABD (abducción) y ADD (aducción). El eje se encuentra en el plano sagital y realiza los movimientos en el plano frontal.
  • Eje vertical: Realiza los ejercicios de flexo-extensión horizontal. Realiza los movimientos en el plano transversal.

Existe un cuarto eje longitudinal del húmero, éste eje permite realizar movimientos de rotación interna y externa del brazo. Dentro de este eje se dan dos tipos de rotación: La rotación voluntaria, que solo se da en articulaciones de 3 ejes y se debe a la contracción de los músculos rotadores y la rotación automática, la cual aparece sin tener la necesidad de realizar ninguna acción voluntaria. Es también conocida como “paradoja de Codman”.

Las características de esta articulación nos permiten realizar un movimiento llamado circunducción. Este movimiento se realiza por la combinación de los anteriores ejes descritos.

La biomecánica o función de la articulación del hombro puede verse comprometida cuando algunas de las características anteriormente nombradas no funciona de la forma correcta.

Musculatura:

La musculatura en el hombro, igual que en las demás estructuras del cuerpo es la que realiza las acciones de movimiento y la que ofrece una estabilidad activa.

Es importante conocer la musculatura de la cintura escapular y determinar que músculos pueden verse implicados en la natación con mayor o menor grado y su probabilidad de lesionarse.

Músculos Rotadores Internos:

  • Dorsal ancho
  • Redondo mayor
  • Subscapular
  • Pectoral Mayor
  • Músculos Rotadores Externos:
  • Infraespinoso
  • Redondo menor

La músculos rotadores externos pueden verse desfavorecidos por el mayor número de músculos de rotación interna y crear una descompensación. Esta descompensación puede llevar a lesiones de hombro como disquinesia escapular, tendinitis e inestabilidad de la articulación glenohumeral.

Músculos Abductores:

  • Deltoides
  • Supraespinoso
  • Porción larga del bíceps. (su ruptura provoca una pérdida del 20% de la fuerza de abducción

Músculos motores de la cintura escapular:

  • Trapecio: Impide la caída del brazo y separación de la escápula respecto al tórax. Importante cuando se llevan pesos elevados.
  • Romboides: Eleva la escápula y fija el ángulo inferior de la escápula contra las costillas.
  • Elevador de la escápula: realiza la acción de alzar los hombros. Importante cuando se llevan pesos elevados.
  • Serrato anterior: Fija la escápula contra el tórax.
  • Pectoral menor: Desciende el muñón del hombro y desplaza la escápula hacia fuera.
  • Subclavio: Desciende la clavícula y el muñón del hombro coapta la articulación esternocostoclavicular.

Kapandji AI. Fisiologia articular. Miembro superior: Editorial Médica Panamericana; 2000.

 

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.