¿Bailas Flamenco? Cada año que pasas te beneficias más de hacerlo

Ya está muy extendido que durante la vejez es necesario seguir realizando actividad física si queremos mantener nuestra calidad de vida y que la perdida de la funcionalidad sea lo más progresivo posible.

En la mayoría de las ocasiones, entendemos la actividad física como; salir a correr o caminar, ir al gimnasio, nadar o alguna actividad que para muchas personas no son muy atractivas y olvidamos algunas socialmente más llamativas como puede ser el baile.

En este caso vamos a explicar los beneficios que nos aporta un tipo de baile como el flamenco en algunas de las patologías que vamos desarrollando a medida que envejecemos.

Algunas de estas patologías se desarrollan por la vejez y en ocasiones es difícil determinar la frontera entre envejecimiento normal e inicio de una enfermedad.

Entre algunas de las patologías encontramos la osteoporosis, sarcopenia y perdida de rango articular. Todas estas patologías se van a ver beneficiadas por realizar baile flamenco.

La osteoporosis es un trastorno metabólico que consiste en una reducción progresiva de la masa ósea que provoca fragilidad. Esta patología viene determinada por factores incontrolables para el sujeto como los genéticos y los hormonales, pero hay otros que si pueden ser controlados como pueden ser la alimentación, peso y carga mecánica. Esta última, mejora la estructura ósea de manera que consigue un hueso con más densidad y mayor resistencia.

De manera que cuando estamos bailando, los desplazamientos y sobre todo la técnica del zapateado aumentan la carga mecánica sobre las articulaciones del miembro inferior mejorando la densidad y resistencia ósea. Esta técnica se realiza de manera controlada por lo que se evita la sobresaturación o sobrecarga que podemos generar con otras acciones como correr o saltar.

Por otro lado, el trabajo continuo de desplazamiento, control postural y mantenimiento de tu peso corporal mejora los niveles de fuerza en el tren inferior y reduce la sarcopenia (pérdida de masa muscular) en aquellas personas que no realizaban ningún tipo de actividad mejorando la calidad de vida y sobre todo evitando complicaciones como las caídas.

Además, si por algo se caracteriza el flamenco al igual que por el zapateado es por el braceo. El braceo implica todas las opciones de movimiento (abducción, antepulsion, rotación…) de manera controlada y sin inercia, lo que se traduce en un trabajo de flexibilidad y potenciación del hombro, mejorando tanto la fuerza como el rango de movimiento.

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.