Diabetes y electroestimulación

La diabetes representa uno de los problemas sanitarios más graves, ya que 246 millones de personas la padecen en todo el mundo. Esta enfermedad puede ser causada por otras, como la obesidad y el sedentarismo, o puede ser la causa de ceguera, amputaciones, enfermedad renal, etc.

En España un 12% de la población tiene diabetes tipo 2 (conocida un 8,1% y no conocida un 3,9). Pero no solo hay que prestar atención a este dato, ya que los factores de riesgo son condicionantes en la aparición de la enfermedad: la hipertensión y la obesidad duplican el riesgo de diabetes, siendo la prevalencia de la primera de un 41,2% y de la segunda de un 28,2%. La actividad física también juega un papel importante, ya que las personas sedentarias tienen un 50% más de posibilidades de ser obesas, y por tanto más riesgo de padecer, en última instancia, diabetes. Un 50,3% de la población española es sedentaria, un dato desgarrador (Soriguer et al., 2012).

 Diferentes tipos de Diabetes

  • Diabetes tipo 1, insulino-dependiente debido a la destrucción de las células beta.
  • Diabetes tipo 2, insulino-resistente, aunque en función de la evolución podría llegar a necesitar insulina. La primera fase se caracteriza por intolerancia a la glucosa.
  • Diabetes gestacional. Se cree que las células del embarazo pueden reducir capacidad de responder a la insulina.

La glicemia es el marcador que indica los niveles de glucosa libre en sangre, suero o plasma sanguíneo. Se consideran valores normales en ayunas entre 70 y 100 mg/dl, y en situación postpandrial (después de comer) inferiores a 140 mg/dl. En diabetes es de suma importancia ya que la hiperglucemia es el indicador más habitual, se produce de la siguiente manera a distintos niveles:

  • En el páncreas hay un deterioro de la secreción de insulina, produciendo una deficiencia insulínica.
  • En el hígado aumenta la producción hepática de glucosa.
  • En el músculo disminuye la captación de glucosa debido a la insulino-resistencia.
  • Disfunción de la célula ß.

En la diabetes la célula ßpresenta disfunción, y esto puede ser por la glucolipotoxicidad, que se caracteriza por altas concentraciones de glucosa y ácidos grasos. “La célula ß juega un papel central en la homeostasis de los nutrientes que lleganal organismo a través de la dieta, no sólo por ser capaz de fabricar y secretarla insulina, sino además por hacer que dicha secreción sea en el momentojusto y en la cantidad adecuada. Para ello, la célula ß es capaz a través de unsistema sensor de poder medir las concentraciones extracelulares de glucosa, elprincipal nutriente inductor del proceso secretor. Por otro lado, los ácidos grasostambién son capaces de inducir la liberación de insulina, pero mecanísticamentees necesaria la presencia de glucosa para inducir dicho efecto secretor” (Roche Collado, 2007).

 ¿Qué puede hacer el ejercicio físico para regular los síntomas de la diabetes y prevenir otras consecuencias derivadas?

“Diversos estudios han comprobado que la actividad física promueve adaptacionesde índole diversa en la fibra muscular. Así, se puede apreciar una mayorvascularización, se incrementan los trasportadores de glucosa o GLUT4, ladensidad mitocondrial es mayor, se potencia la actividad de la lipasa sensible ahormona, el tamaño de los depósitos de glucógeno se ve incrementado, etc.” (Lorenzo, 2009)

De hecho el ejercicio regula distintas vías de señalización intracelular en el músculo esquelético:

  • Disminuye GSK3 mejorando la síntesis de glucógeno, la transcripción génica y la síntesis de proteínas. De forma crónica mejoran las reservas de glucógeno, se produce una regulación génica e hipertrofia.
  • Aumenta AMPK mejorando la oxidación de los ácidos grasos, la transcripción génica, la toma de glucosa y la sensibilidad a la insulina. De forma crónica se incrementa la capacidad oxidativa, se produce una regulación génica y mejora la sensibilidad a la insulina.
  • Aumenta MAPK mejorando la transcripción génica y la toma de glucosa. De forma crónica se produce una regulación génica.
  • Aumenta Akt mejorando la síntesis de glucógeno, la transcripción génica, la síntesis de proteínas y la sensibilidad a la insulina. De forma crónica mejoran las reservas de glucógeno, la sensibilidad a la insulina, se produce una regulación génica e hipertrofia.
  • Aumenta p70s6k mejorando la síntesis de glucógeno y la síntesis de proteínas. De forma crónica mejoran las reservas de glucógeno y se produce hipertrofia.

En cuanto al ejercicio físico con electroestimulación la base de los programas consistirá en entrenamientos de las fibras lentas, ya que tienen mayor capacidad de captar glucosa que las fibras rápidas (Gómez-Zorita y Urdampilleta, 2012).

De hecho la electroestimulación ha proliferado como una herramienta eficaz en terapia para el tratamiento de pacientes diabéticos que además suman neuropatía (Thakral et al., 2013).

En algunos estudios en ratas se ha observado que “a mayor disminución de glucógeno muscular posterior al ejercicio, ayuno, electroestimulación o dieta baja en carbohidratos, la concentración de GLUT4 encontrada en el sarcolema fue mayor, y por lo tanto mayor captación de glucosa posterior a la ingesta de alimentos” (Ramos-Jimenez et al. 2009).

Hace poco, en marzo de 2015, se publicó un artículo sobre los efectos de un programa de electroestimulación integral en personas con diabetes tipo 2. La intervención consistió en entrenamientos de 20 minutos a 15 sujetos de 61,7(14,8) años 2 veces por semana durante 10 semanas. La glucemia en ayunas disminuyó significativamente, así como el nivel de HbA1c. Los autores concluyen que la EMS Integral puede ser un nuevo método para ayudar a los pacientes a superar su estilo de vida sedentario (van Buuren et al., 2015).

Otra de las ventajas del uso de la electroestimulación es que estimula las tasas de síntesis de las proteínas musculares, por lo que la EMS puede ser una estrategia eficaz para atenuar la pérdida de masa muscular, por ejemplo en ancianos. El primer estudio que lo demostró tomó como sujetos de intervención a seis hombres de 70(2) años con diabetes tipo 2, ya que estos pacientes normalmente presentan una sarcopenia más exacerbada (Wall et al., 2012).

Algunos estudios, como el Crowe y Caulfield (2012) han propuesto la EMS como una alternativa para aquellas personas con diabetes que no pueden o no quieren realizar la cantidad adecuada de ejercicio físico voluntario.

Aun así, hay que tener en cuenta estudios de caso como el que presentó Khan en 2012 en la revista Singapore Medicine: un hombre de 80 años, con diabetes, acudió al hospital con dolor de espalda, y se le recomendó una sesión de TENS (electroestimulación nerviosa transcutánea) cada 24 horas. Al observar la mejoría se aumentó la dosis a 3 veces cada 24 horas, y entonces el hombre sufrió hipoglucemia. Al suprimir el tratamiento con TENS se produjo hiperglucemia, pero al reiniciarlo de nuevo la respuesta fue hipoglucemiante. Las conclusiones de los autores se encaminan a explicar estos episodios por el control efectivo del dolor, la disminución de la estimulación simpática, una mayor sensibilidad a la insulina o el metabolismo muscular alterado (Khan, 2012). Este caso es extremo, ya que se trata de una persona mayor y las respuestas a nivel fisiológico no se presentan igual que en edad adulta. Además, las dosis de TENS no estuvieran adecuadas a los condicionantes de este hombre, y las dosis de insulina no se adecuaron inicialmente a la demanda requerida por el tratamiento de electroestimulación. De cualquier forma, los profesionales de la educación física y el deporte deben tener en cuenta estos casos para saber que es necesario adaptar las dosis de entrenamiento con EMS, y más aún si se trata de una persona con diabetes.

Hay que tener en cuenta que, como en muchos casos, las diferencias en cuanto al género se ponen también de manifiesto al aplicar la EMS en personas con diabetes de tipo 2. Un estudio concluyó que las mujeres diabéticas tuvieron menor glucólisis anaeróbica en comparación con los hombres (Miyamoto et al., 2015).

Con diabetes hay que moverse, son múltiples los beneficios del ejercicio físico. Pero, sobre todo, bajo las pautas de profesionales cualificados, de entrenadores especialistas que tengan en cuenta todos los factores que atañen a esta enfermedad.

Por Carlota Díez Rico. Colegiada 52838. Educadora Física.

Referencias:

Soriguer et al. Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es Study. Diabetologia. 2012;55:88-93.

López Stewart. Diabetes mellitus: classification, pathophysiology, and diagnosis. Medwave 2009 Dic;9(12):e4315.

Roche Collado. Capítulo 3: Glucolipotoxicidad en la célula beta y su relación con la diabetes tipo 2. Libro El Islote Pancreático en el desarrollo y tratamiento de la diabetes(PDF). Coordinador: Dr. EduardMontanyaMias. Grupo de trabajo de Islotes Pancreáticos de la SED. Editorial: Sociedad Española de Diabetes 2007.

Lorenzo. Resistencia a insulina en el músculo esquelético: ejercicio y activación de receptores nucleares como estrategias terapéuticas. Monografía XXIV. Redes de señalización y estrategias terapéuticas 2009 Monografías de la Real Academia Nacional de Farmacia.

Gómez Zorita y Urdampilleta. GLUT4: effects of physical activity and nutrition on glucose uptake mechanisms and their application in type 2 diabetes. AvancesenDiabetología.Vol. 28.Núm. 01. Enero 2012 – Febrero 2012.

Thakral et al. Electrical stimulation as an adjunctive treatment of painful and sensory diabetic neuropathy.J Diabetes Sci Technol. 2013 Sep 1;7(5):1202-9.

Ramos-Jimenez et al. Efectos del ejercicio sobre los mecanismos celulares para la captación de glucosa en el músculo esquelético. REB 28(4):130-139, 2009.

Van Buuren et al. Electrical Myostimulation (EMS) Improves Glucose Metabolism and Oxygen Uptake in Type 2 Diabetes Mellitus Patients-Results from the EMS Study. Diabetes TechnolTher. 2015 Mar 3.

Miyamoto et al. Gender difference in metabolic responses to surface electrical muscle stimulation in type 2 diabetes.J ElectromyogrKinesiol. 2015 Feb;25(1):136-42.

Khan.Is there a role for TENS application in the control of diabetes mellitus in insulin-dependent patients?Singapore Med J. 2012 Nov;53(11):e249-50.

Wall et al. Neuromuscular electrical stimulation increases muscle protein synthesis in elderly type 2 diabetic men.Am J PhysiolEndocrinolMetab. 2012 Sep 1;303(5):E614-23.

Crowe y Caulfield. Aerobic neuromuscular electrical stimulation–an emerging technology to improve haemoglobinA1c in type 2 diabetes mellitus: results of a pilot study.BMJ Open. 2012 Jun 14;2(3).

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.