Entrevista a: Cristina

Entrenador: Cristina.

Centro: F.A.S.T. Santa María de la Cabeza.

Una chica con apariencia muy dulce te podrá entrenar en el F.A.S.T. de Santa María de la Cabeza. Pero no te fíes de las apariencias, que sus clientes dicen que es muy, muy cañera. Conócela a través de esta entrevista y anímate a solicitar una prueba gratuita con ella.

Cristina Santa María de la Cabeza

Cuéntame quién eres y por qué te dedicas a esto.

Soy Cristina, Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, y soy entrenadora personal de electroestimulación en el F.A.S.T. de Santa María de la Cabeza.

¿Por qué te has decido a dedicarte al entrenamiento personal?

Primero me decidí por la empresa de F.A.S.T., ya que solo cogen Licenciados en CCAFYDE, y hoy en día en este sector es super complicado que te valoren por la titulación que tienes. Es un plus. Entonces, a raíz de encontrar este trabajo decidí seguir. Yo no conocía nada de electroestimulación, no tenía ni idea. Llegué a la entrevista y dije “¿esto qué es?”. Había leído algo, pero muy por encima. Había visto otro tipo de chalecos, pero no lo había usado… No sabía ni cómo se utilizaba, ni lo del tipo de onda… No tenía ni idea de cómo iba.

Cuando te pusiste por primera vez el chaleco, ¿qué sensaciones tuviste?

El día que hice la entrevista, y por primera vez me puse el chaleco pensé “vamos a darlo todo”. Yo cuando hago deporte lo hago al máximo o no hago nada… A mí a la mitad no me gustan las cosas. El día que hice la prueba allí me gustó mucho. Acabé muy cansada, y a los dos días con agujetas. Pero con ese nivel de cansancio que si estás acostumbrado a hacer deporte dices “pues un día más, qué más da”. Luego fui pasando entrevistas, formaciones… Me fui acoplando a las formaciones y me dieron la oportunidad… Yo creo que es una forma de ir creciendo en el mundo del Fitness. Creo que esto es la tecnología que está adaptada a las nuevas necesidades que van a llegar o están llegando.

Antes de este trabajo, ¿trabajabas en el Fitness?

Trabajé tres años como técnico deportivo en un polideportivo de gestión indirecta. También he trabajado como técnico para el Ayuntamiento de Madrid de forma esporádica por sustituciones.

Además de F.A.S.T., ¿tienes otro trabajo?

Trabajo en un centro dando clases de Pilates. Me lo paso muy bien en ambas cosas. Así no estás todo el rato con lo mismo y desconectas el chip.

¿Qué deportes has practicado?

Juego a baloncesto. Desde los 7 años hasta ahora. Esta es la razón principal por la que valoro mucho tener horario de mañana en Santa María de la Cabeza, porque puedo seguir entrenando por la tarde y practicar mi deporte, mi hobby. Estoy en primera autonómica femenina.

¿Qué es lo que más te llena de entrenar?

Todo. Me llena que los clientes sigan queriendo entrenar conmigo. Realmente la gente sigue viniendo porque tiene su entrenador, porque le gusta cómo entrenas, porque ven resultados. Aquí tenemos a mucha gente sedentaria, por ejemplo un dentista que me dice que tiene el tiempo limitado, que viene, hace su ejercicio y se va, porque no hace nada más a lo largo de la semana, pero con esto consigue mantenerse. Dice que no engorda, no adelgaza, pero que consigue mantenerse, sentirse mejor, más vital, subir las escaleras sin cansarse. Este tipo de cosas son las que más me gustan, motivar a la gente a iniciar una vida activa.

¿Cuál ha sido tu mayor logro?

Tengo una clienta que empezó con un entrenador que había antes de mí. Yo entré hace un año a este centro y fue cuando inició los entrenamientos conmigo. A día de hoy sigue viniendo y ella dice que odia entrenar, que odia el ejercicio. Pero hemos conseguido que a raíz de venir aquí, se haya apuntado también al gimnasio, y eso que ella no había hecho ejercicio en su vida. Dice que F.A.S.T. no lo va a dejar, porque le encanta y que, aunque sean solo 20 minutos, son 20 minutos bien invertidos. Dice que esto no lo deja. En el gimnasio al que va, que es el de enfrente, le dicen que deje F.A.S.T., porque nos ven como competencia, en vez de verlo como algo paralelo. Ella tiene claro que no va a dejar F.A.S.T., a pesar de lo que le digan en el gimnasio, porque le gusta cómo la tratamos, le parece divertido y sabe que es diferente. Yo, como entrenadora, F.A.S.T. lo veo compaginable con cualquier otro ejercicio. De hecho me motiva conseguir que una persona que no ha hecho nada en su vida modifique sus hábitos y haga más ejercicio del que hace aquí conmigo. Por ejemplo que me digan “hoy me voy a dar un paseo por Madrid Río”.

¿Cuál es la mayor rareza que te ha sucedido aquí en F.A.S.T.?

Una mujer que se pensaba que esto era ponerse el chaleco, enchufar a la máquina y el impulso lo hacía todo. Se pensaba que ella no se tenía que mover. Por más que la intentaba motivar para que hiciera los ejercicios más rápidos, para activar su metabolismo, y que entrara en otro tipo de fase… era incapaz. Subía tres veces al step y decía “ay, ya estoy muy cansada”, y se paraba. Ahí tienes que estar muy encima de la persona. La mujer no estaba suficientemente motivada, venía dos semanas sí y dos no… Es gente que no se da cuenta de lo que necesita, y no ven el ejercicio como una forma de solventar los déficits que tienen.

¿Tú entrenas con electroestimulación a menudo?

Sí. El programa que suelo usar es el Antiaging. Es el programa estrella que tiene F.A.S.T. No uso otro tipo de programa, porque también entreno mucho fuera y no me quiero meter una carga brutal.

¿Qué le dirías a alguien que se plantea empezar a hacer ejercicio con F.A.S.T. pero todavía no se ha decidido?

Que siempre va a tener un entrenador que sabe de esto a su disposición, que es poco tiempo y que se de tiempo, por lo menos dos meses, para que vea el progreso.

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.