¿ES SEGURO ENTRENAR CON ELECTROESTIMULACIÓN?

Por Carlota Díez Rico. Educadora Física. Colegiada 52.838.

 

Muchas personas que llegan a los centros F.A.S.T. se preguntan si es seguro entrenar con electroestimulación, bien porque la herramienta no la conocen y, evidentemente tienen sus dudas, bien porque han leído y escuchado varias cuestiones con respecto a la EMS Integral Activa.

Cuando llegas a un centro F.A.S.T. para hacer una prueba, lo primero que se aseguran los entrenadores es si puedes entrenar con electroestimulación. Primeramente te hacen un cuestionario preguntándote las contraindicaciones básicas, unas derivadas del hecho de que usamos electricidad, y otras porque las respuestas fisiológicas se asemejan a las de un entrenamiento de alta intensidad.

Aunque no tengas ninguna de estas contraindicaciones básicas, los entrenadores te preguntarán si tienes cualquier otra patología, si te estás medicando, etc. Esto es por dos motivos: el principal es porque algunas patologías, que no son tan comunes, aisladas o en concurrencia con otras, podrían ser motivo para contraindicar la electroestimulación; el motivo secundario, pero no por ello menos importante, es porque algunas patologías que no contraindican la electroestimulación necesitan que el entrenamiento se adapte e individualice de forma específica, por ejemplo meniscopatías, hernias discales, diabetes, hipotiroidismo, etc.

Si el entrenador desconoce alguna patología que le indique el cliente, o no sabe si es compatible con electroestimulación, automáticamente se envía la consulta al Área Médica de F.A.S.T. En este departamento valoran si la persona puede realizar EMS Integral Activa.

Este es el primer filtro de seguridad en F.A.S.T. para un cliente. Pero previamente nos hemos asegurado de que en todos nuestros centros se emplee esta herramienta de la forma más segura posible. Por eso la formación de los entrenadores es fundamental. Un entrenador personal, según los documentos publicados por el Consejo COLEF, debe contar con la Titulación Universitaria de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CCAFYDE). Esto es porque esta carrera, la que se llama comúnmente “inef”, es la que especializa a una persona sobre todos los aspectos del entrenamiento (Anatomía, Biomecánica, Fisiología, Entrenamiento, Pedagogía, Psicología, etc.). ¿Cómo si no te aseguras que tu entrenador cuenta con los conocimientos necesarios?

Además, todos los entrenadores son formados internamente en electroestimulación, ya que en la carrera de CCAFYDE esto no se estudia. Los fisioterapeutas (algunos de nuestros entrenadores también lo son) sí estudian electroterapia, pero la terapia no es lo mismo que el entrenamiento… el uso es completamente distinto, aunque la base tiene un nexo común. Por eso la formación que proporciona F.A.S.T. a sus entrenadores, altamente especializada, está basada en las evidencias científicas. No solo se trata de una formación inicial, sino de una formación periódica (a distancia y presencial) que actualiza contenidos y mejora protocolos.

 

Los entrenadores de F.A.S.T. aprenden a controlar todos los parámetros que son susceptibles de manejar en nuestros electroestimuladores: frecuencia, cronaxia, rampa, tiempo de impulso y tiempo de reposo. Pero no solo eso, sino que aprender a tener en cuenta que también con EMS Integral la progresión de entrenamiento es esencial para evitar cuestiones tales como un daño muscular excesivo.

Y es por ese daño muscular que algunas personas han alertado a la población, ya que se han reportado casos de rabdomiolisis tras realizar electroestimulación integral: una mujer, con historial de miopatías, que llego a registrar más de 85.000 U/L de CPK, y dos futbolistas profesionales que sin realizar una adaptación previa a este tipo de entrenamiento registraron 240.000 U/L de CPK. La rabdomiolisis, según DaherEde et al. (2005) es “una condición severa y potencialmente mortal en la cual el músculo esquelético está dañado debido a descomposición de las fibras musculares y liberación de su contenido en el torrente sanguíneo”.

Pero es que rabdomiolisis y electroestimulación NO VAN DE LA MANO. En ejercicio no solo se han reportado casos con EMS Integral Activa (que son los menos), sino que en una carta clínica a la revista Semergen se hacían eco de un caso de una chico de 24 años, que tras una sesión de ciclo indoor, presentó rabdomiolisis con unos niveles de CPK de 237.617 U/L.(Peña Irún et al. 2013). Y lo que resulta más curioso, un hombre de 24 años de edad, sano, fue ingresado en urgencias con dolores musculares y debilidad, así como orina de color coca-cola, tres días después de llevar a cabo el ejercicio de baja intensidad. El diagnóstico de rabdomiolisis se hizo con los niveles de CPK en 214.356 U/L (Karre y Gujral. 2011).Actividades como el ciclo indoor y las carreras de larga distancia son las que acumulan más casos de rabdomiolisis tras la práctica de ejercicio.

 

La rabdomiolisis no solo se produce por traumas musculares (es decir, por daño muscular tras un esfuerzo excesivo), sino que también la pueden provocar drogas, infecciones, tóxicos, convulsiones, hipertermia, alteraciones electrolíticas y acidosis.

El médico tendrá en cuenta para su diagnóstico el dolor muscular agudo, la orina color “coca-cola” y los niveles elevados de creatinquinasa sérica (CPK) (Patel, Gyamfi y Torres. 2009). De ahí que cuando se reportan casos se indiquen los valores de CPK.

También se ha de tener en cuenta que la CPK se eleva en mayor o menor medida en función de varios condicionantes, como son las condiciones genéticas, la posibilidad de miopatía subclínica, intensidades excesivas, etc. Por eso, la progresión en el entrenamiento es esencial, y si se detectan sintomatologías que se salen fuera de lo común, acudir al médico, porque puede haber una miopatía no diagnosticada, por ejemplo.

Por eso, nuestros entrenadores están preparados para hacer entrenamientos seguros, adaptando la intensidad a la condición física de los clientes, así como los parámetros, y haciendo, a su vez, una progresión adecuada.

 

Así pues, consideramos que existen dos piezas clave para que un entrenamiento con EMS Integral Activa sea seguro:

  • Entrenadores personales cualificados. Titulados en CCAFYDE y especializados en electroestimulación.
  • Sinceridad por parte de los clientes con respecto a sus patologías.

 

 

Referencias:

 

  • DaherEde F, Silva Júnior GB, Brunetta DM, Pontes LB, Bezerra GP. Rhabdomyolysis and acute renal failure after strenuous exercise and alcohol abuse: case report and literature review. Sao Paulo Med J. 2005 Jan 2;123(1):33-7.
  • Patel DR, Gyamfi R, Torres A. Exertional rhabdomyolysis and acute kidney injury. PhysSportsmed. 2009 Apr;37(1):71-9.
  • Karre PR, Gujral J. Recurrent exercise-induced rhabdomyolysis due to low intensity fitness exercise in a healthy young patient. BMJ Case Rep. 2011 Apr 1;2011.
  • Peña Irún A, et al. Rabdomiólisis tras una sesión de spinning. Pruebas para descartar miopatía metabólica. Semergen. 2013. http://dx.doi.org/10.1016/j.semerg.2013.07.003 

 

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.