INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA Y ELECTROESTIMULACIÓN

Definición:

La aparición de insuficiencia venosa crónica IVC se da por la incompetencia de las válvulas venosas, situación a la que se llega por destrucción de las mismas o por un defecto idiopático en las paredes que produce una dilatación excesiva y genera una separación valvular.

Etiología:

Estas válvulas en ocasiones están sometidas a unas altas presiones durante periodos prolongados. Este periodo puede darse un proceso inflamatorio y las válvulas pierden su funcionalidad.

La reacción inflamatoria que acompaña hipertensión e incompetencia valvular es la causa de una dificultad en el retorno venoso y comienza a acumularse sangre en las venas. Estas comienzan a dilatarse, inflamarse y produciendo las denominadas varices.

Con mayor frecuencia se presentan en el miembro inferior pero pueden darse en lugares como esófago (esofágica), anal (hemorroide) y testículo (varicocele).

Recuerdo anatómico:

La circulación venosa o de retorno está constituida por una red de venas que son las encargadas de llevar la sangre de vuelta al corazón.

Esto es posible por un sistema venoso que podemos dividir en 2:

Sistema venoso profundo: Esta localizado entre los músculos y es la red principal de retorno. Está formado por la vena cava superior e inferior.

Sistema venoso superficial: Este sistema venoso es muy amplio y se encuentra bajo la piel. Su función es transportar la sangre venosa de piel y tejido subcutáneo al sistema venoso profundo.

Estos dos sistemas están conectados por unas venas llamadas perforantes y que en caso de que hubiese algún problema en alguna vena (extirpación, esclerosis) como pudiera ser el caso de la safena se encargarían de ayudar a transportar y redirigir la sangre venosa.

Las venas al igual que las arterias están formadas por 3 capas de composición y grosor diferentes (túnica intima, media y adventicia) y estas paredes son más elásticas ofreciendo una menor resistencia al retorno venoso.

Signos y Síntomas:

  • Dolor y sensación de paredes en las piernas.
  • Calambres musculares.
  • Edema.
  • Engrosamiento de la piel.

Prevención:

  • Llevar una dieta equilibrada.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Evitar los periodos prolongados sin movilizar los MMII.
  • Uso rutinario de medias de compresión.

Tipos de varices:

  • Arañas vasculares: Dilataciones de pequeños vasos o capilares intradérmicos.
  • Reticulares: Dilatación de pequeñas venas, generalmente en cara externa de muslo y pierna.
  • Tronculares: Afecta a safena o sus ramas afluentes.

Tratamientos:

Escleroterapia: Inyección de una sustancia esclerosante en el interior de la vena afectada, lo que provoca una tromboflebitis crónica. Requiere un tratamiento compresivo coadyuvante.

Quirúrgica: Más apropiado la flebo-extracción de la vena afectada (safena). Tras 10 años de la cirugía el 20-30% volverá a desarrollar varices.

Medicación: Todavía por definir

Varices y EMS:

Cuando vamos a realizar un entrenamiento con una persona con una patología como esta debemos tener en cuenta alguna indicación que nos ayude a que el entrenamiento sea beneficioso y en ningún caso pueda empeorar el estado del cliente. Si además, introducimos un elemento externo como es el caso del biotraje, estas indicaciones o aspectos a tener en cuanta cobran mayor importancia.

El entrenamiento hiper-presivo y una patología como esta pueden ser completamente incompatibles. No obstante, dependiendo del estado de cada persona podrá realizarse una valoración personal y decidir si podrá o no entrenar con nosotros.

  • Arañas vasculares: Si puede realizar el método fast
  • Varices tronculares y reticulares: No podrá realizar el método fast.
  • Operadas: Siempre y cuando haya sido operada hace 1 año y lleve una vida activa podrá realizar el entrenamiento del método fast.

Antes de comenzar el entrenamiento todos los clientes deberán estar controlados y que un médico les haya puesto en conocimiento sobre su estado de la patología.

 

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.