LA EMS INTEGRAL ACTIVA, UN ALIADO PARA TUS GLÓBULOS ROJOS

Por Carlota Díez Rico. Educadora Física. Colegiada 52.838.

 

Desde hace ya más de dos años que la EMS Integral Activa se ha extendido con fuerza en España, y eso ha hecho que los profesionales del ejercicio físico evalúen con detalle esta tecnología desde un prisma crítico y metódico.

Por eso, desde varios puntos de vista se intentan analizar las ventajas y desventajas del uso de esta herramienta. Pero ese análisis ha de provenir del método científico, es decir, de investigaciones publicadas en revistas científicas internacionales con cierto impacto.

Hace un año publicábamos en este blog una detallada revisión sobre los estudios realizados con EMS Integral Activa, donde todos habían sido realizados por el grupo de investigación del Dr. Kemmler. Un año después la ciencia sigue ofreciéndonos respuestas, y además han sido más grupos de investigación los que se han sumado a observar cuáles son las respuestas y adaptaciones del cuerpo humano cuando se somete a electroestimulación de cuerpo completo.

LA EMS INTEGRAL ACTIVA

En esta ocasión os traemos un artículo muy especial cuyas pesquisas están orientadas a algo de lo que pocos conocen: la capacidad de deformabilidad de los glóbulos rojos.

Este artículo que os vamos a resumir tiene como autor principal a Filipovic, un gran exponente de la electroestimulación desde que publicase en 2011 y 2012 dos revisiones sobre el entrenamiento con electroestimulación en atletas entrenados.

En este caso, el artículo “Influence of Whole-BodyElectrostimulationon Human Red BloodCellDeformability” estudia cómo afecta un programa de 18 semanas con EMS Integral Activa sobre la deformabilidad de los glóbulos rojos y su asociación con las mejoras en los parámetros de fuerza que ha demostrado esta tecnología (tanto global como analítica).

Además de lo indicado a priori en este estudio sobre la importancia de esta deformabilidad en el rendimiento, hemos de destacar que “la habilidad de los glóbulos rojos para deformarse es de crucial importancia para lacirculación sanguínea permitiendo el pasaje de los mismos por los estrechos capilares yreduciendo la viscosidad de la sangre en los vasos sanguíneos de mayor calibre” (Aimetta et al., 2013).Es decir, la deformabilidad de los glóbulos rojos permite realizar con eficacia la función de los mismos de suministrar oxígeno (Mohandas y Chasis, 1993). Además de la influencia en el rendimiento, la disminución en la deformabilidad podría ser una de las causas del incremento de la resistencia al flujo microvascular, y por tanto estar relacionado con patologías como la hipertensión. La RELEVANCIA CLÍNICA de este parámetro ya se viene indicando desde principios de los años 90 (Mokken et al., 1992), ya que su aumento mejoraría el pronóstico y el tratamiento y reduciría el riesgo de complicaciones en pacientes con trastornos de la microcirculación (como diabéticos), arterioesclerosis, enfermedad de las células falciformes, etc.

Volviendo al artículo de Filipovic, en este caso destaca la importancia de la deformabilidad de los glóbulos rojos sobre el rendimiento, ya que en el deporte la demanda de oxígeno es alta y se debe suministrar a todos los tejidos con rapidez y eficacia, especialmente a aquellos responsables de la acción motriz. Antes de este artículo se desconocía si este parámetro se podía ver influenciado por la EMS, aunque de forma teórica debía ser así por el aumento de la demanda de oxígeno a nivel muscular.

 

¿CÓMO LO HICIERON?

Los investigadores reclutaron a un equipo de jugadores de fútbol profesional y los asignaron en dos grupos diferentes: uno con EMS Integral Activa (EMS-G) y otro sin ella (Con-G). Ambos grupos realizaban su rutina habitual de entrenamiento y de forma adicional, durante 14 semanas, se incluían dos días a la semana (Lunes y Jueves) de saltos (3 series de 10 SJ máximos, con una pausa entre serues de 60 segundos), donde el EMS-G los realizaba con electroestimulación y el Con-G sin ella. Los parámetros de EMS fueron 80hz, 350 μs, con 4 segundos de impulso y 10 segundos de descanso (aprox. 28% del “dutycycle”). Cada fase de impulso se componía de un solo salto: 2 segundos de descenso hasta colocar la rodilla a 90º, 1 segundo de isometría, 0,1 segundo para la ejecución del salto y 1 segundo de aterrizaje y estabilización. Se añadieron 4 semanas en la que los jugadores realizaron tan solo una sesión adicional a la semana.

Antes, a las 7 semanas, a las 14 semanas y a las 18 semanas de la intervención se hicieron una serie de tests: fuerza máxima en miembros inferiores, análisis de parámetros hematológicos (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, concentración de hemoglobina y hematocrito), deformabilidad de los glóbulos rojos y homeostasis entre glóbulos rojos y óxido nítrico sintetasa.

 

¿CUÁLES FUERON LOS RESULTADOS MÁS DESTACADOS?

FUERZA: se observó un aumento significativo en la fuerza máxima para el EMS-G en todos los puntos de medición (7, 14 y 18 semanas), sin embargo el Con-G no mostró cambios.

 

ANÁLISIS DE PARÁMETROS HEMATOLÓGICOS: no parece haber efectos a largo plazo sobre la cantidad de glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas, la concentración de hemoglobina y el porcentaje de hematocrito. En este caso las muestras se tomaron en los puntos de referencia (primera sesión, a las 7 semanas, a las 14 y a las 18), pero además en estas mediciones se tomaban muestras antes de la sesión, a los 15-30 minutos de la sesión y a las 24 horas post-sesión. Tampoco en esas exhaustivas mediciones se observó una respuesta significativa en ninguno de los grupos, ni con ni sin EMS.

 

DEFORMABILIDAD DE LOS GLÓBULOS ROJOS: los resultados mostraron que con EMS se produjo un aumento agudo significativo de la máxima deformabilidad en la primera sesión, es decir, entre los valores pre-sesión, los valores post-sesión inmediatos y a las 24 horas se dispararon los valores. Esta diferencia entre antes y después de la sesión no se produjo en los siguientes puntos de medición (7, 14 y 18 semanas), sin embargo los valores basales siguieron aumentando en la semana 14, pero en la semana 18 volvieron a disminuir, aunque permanecieron por encima de los valores iniciales. Esto no pasó en el Con-G, que aunque hubo diferencia en los valores antes y después de la primera sesión, no fue significativo. Igualmente aumentó ligeramente la deformabilidad en la medición de la séptima semana, sin embargo los valores disminuyeron, incluso por debajo de los iniciales, en la semana 14 y 18.

 

¿A QUÉ CONCLUSIONES LLEGARON LOS INVESTIGADORES?

“La EMS de cuerpo completo parece ser un método de entrenamiento adecuado para mejorar la deformabilidad de los glóbulos rojos e influir de forma positiva en la fuerza en jugadores de fútbol profesional durante la temporada competitiva. Puede ser también una herramienta beneficiosa para pacientes que no son capaces de realizar ejercicio físico con altas cargas o grandes volúmenes, así como para pacientes inmovilizados que necesitan mejorar la fuerza y las capacidades reológicas para evitar la atrofia muscular.”

“Este estudio indicó que un entrenamiento de EMS de cuerpo completo con dos sesiones a la semana mejora la deformabilidad de los glóbulos rojos. Para sostener este efecto una sola sesión semanal no pareció ser suficiente. […] Se sugiere que la EMS de cuerpo completo mejora la oxigenación de los tejidos y puede conducir a aumentos en el consumo de oxígeno […]”.

Tanto si eres deportista de alto rendimiento, como si eres una persona con una patología de las indicadas anteriormente, el método F.A.S.T. puede ser un gran aliado para ti, estos pequeños cambios que se produzcan en tu cuerpo supondrán grandes mejoras en tu “performance” y/o en tu calidad de vida.

 

Referencias:

  • Aimetta et al. Estudio de la deformabilidaderitrocitaria en pacientes con hipertensión esencial. VII Jornada de Ciencia y Tecnología. Universidad Nacional de Rosario. Argentina 2013.
  • Filipovicet al. Influence of Whole-BodyElectrostimulationon Human Red BloodCellDeformability.J Strength Cond Res. 2015 Sep;29(9):2570-8.
  • Filipovic et al. Electromyostimulation–a systematic review of the influence of training regimens and stimulation parameters on effectiveness in electromyostimulation training of selected strength parameters.J Strength Cond Res. 2011 Nov;25(11):3218-38.
  • Filipovicet al. Electromyostimulation–a systematic review of the effects of different electromyostimulation methods on selected strength parameters in trained and elite athletes.J Strength Cond Res. 2012 Sep;26(9):2600-14.
  • Mohandas y Chasis. Red blood cell deformability, membrane material properties and shape: regulation by transmembrane, skeletal and cytosolic proteins and lipids.SeminHematol. 1993 Jul;30(3):171-92.
  • Mokkenet al.The clinical importance of erythrocyte deformability, a hemorrheological parameter.Ann Hematol. 1992 Mar;64(3):113-22.

 

 

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.