RECEPTORES MUSCULARES

Tanto cuando hacemos ejercicio como cuando estamos parados existe una serie de receptores que nos aportan información sobre la musculatura, articulaciones, temperatura… hoy nos vamos a centrar en hablar de los receptores musculares.

Los receptores musculares responden a estímulos mecánicos y se localizan en los músculos y tendones para dar información especialmente sobre:

  1. Tensión
  2. Longitud

Dos de estos receptores musculares tienen especial importancia para la actividad contráctil. Estos son los husos neuromusculares (HN) y el órgano tendinoso de Golgi (OTG). El HN se localiza en paralelo a las fibras musculares y nos da información sobre la longitud del músculo, mientras que el OTG se encuentra en la unión músculo-tendón y nos da información sobre la tensión del músculo.

 

  1. Husos neuromusculares

 

Los husos neuromusculares son los órganos sensoriales propioceptivos más importantes.

Son un grupo de fibras musculares en forma de huso localizadas dentro de las fibras extrafusales. Están formados por una cápsula fusiforme de tejido conjuntivo fibroso que rodea a un grupo de 8 a 15 fibras musculares delgada conocidas como fibras intrafusales.

Estás fibras intrafusales no contribuyen a la fuerza contráctil del músculo, sino que regulan la excitabilidad de las fibras nerviosas sensoriales (aferentes) a través de la deformación mecánica de la superficie receptora de estas fibras. Las fibras intrafusales reciben inervación motora de un grupo de motoneuronas pequeñas, llamadas motoneuronas ɣ.

Existen dos tipos de fibras intrafusales: las fibras en forma de bolsa y las fibras en cadena. A su vez existen dos tipos de inervación sensorial en ellas: Neuronas Ia en la parte central de las fibras y neuronas II en los extremos de estas.

Durante el estiramiento del músculo, tanto de manera activa como pasiva, las fibras musculares intrafusales, que se encuentran en paralelo con las fibras extrafusales, también se estiran provocando una descarga de las terminaciones nerviosas Ia y II (respuesta dinámica). Las neuronas Ia son dependientes de la velocidad y las II son dependientes de la longitud del estiramiento.

Ahora bien, cuando estamos en reposo también somos conscientes del grado de estiramiento de nuestros músculos. Esto se debe a que los husos neuromusculares también nos informan de la posición estática de los músculos (respuesta estática).

 

  1. Órganos tendinosos de Golgi

 

Otros receptores musculares son los órganos tendinosos de Golgi (OTG). Estos receptores se encuentran situados en la unión musculo-tendón y tienen una inervación sensorial tipo Ib.

El estímulo para provocar una descarga de los OTG es la deformación mecánica, esta se puede producir de dos maneras distintas: mediante la contracción del músculo o mediante el estiramiento del mismo.

 

Comparte esta noticia

Leave a comment

Your email address will not be published.