La EMS como método recuperador