Próxima parada: La estabilidad