SENTADILLAS, ¿QUÉ PUEDE CAMBIAR CON ELECTROESTIMULACIÓN?